miércoles, 4 de abril de 2018

Al agua patitos


Podrías pensar que mis tobillos se tuercen al ritmo de una música, la cual en muchas ocasiones está en acorde con tus caderas; que te observo, y me pierdo, y me despierto observándote, mientras me devuelves la mirada y nos convertimos en bucles sonrojados intentando no tropezar al bailar.

Podríamos no disimular que somos fans del sonido resultante de las cosquillas, de sus compases y vendettas al querer convertir una risa en duetos sin calcetines, de cada intento de defensa que acaba en disparos de carcajadas por ambos bandos, de cómo las manos se encuentran coordinadas clamando paz.

Podría atreverme a recorrer y despeinar a las murallas, preguntando a las estrellas por cada ladrillo que ha visto crecer su camino, y envolver a aquellos que el tiempo haya podido desgastar con caricias en su superficie; haciéndoles ver que, aunque puedan pensarse olvidados por otros menos actuales, son los que sirven de apoyo y permiten a los demás ver la luz.

martes, 23 de mayo de 2017

Loser like me



 Cuando te acostumbras a que sus manos con las tuyas,
o que las paredes sigan mudas después de haber escuchado sus carcajadas,
y que el reloj se quisiera sacrificar quitándose las pilas cada vez que te miraba.

Cuando tu tiempo verbal favorito es “a su lado”
y los demás son cuestión de tiempo.
 
Cuando la luna envidia tus pasos porque sabe dónde te diriges
al ver cómo te mueves al andar,
y notas cómo las estrellas se intentan asomar
detrás de ti
para no ser acusadas, y acusar a la vez a quien se está quedando con su luz.

Cuando recreamos Venecia
y todas las máscaras mueren ahogadas,
y después descansamos.

Cuando te descubres en jaque desde hace varios turnos
y aun así ha esperado a que tus pupilas se dilataran
para decirte con una sonrisa que te toca mover ficha.

martes, 24 de enero de 2017

Be yourself



Voy a contarte un secreto, una técnica que ha pasado a lo largo de los siglos entre diferentes culturas y épocas permitiendo alargar su vida a aquellos que la dominaban, y con un tiempo de calidad. 

Una fórmula que permite acercarse a uno mismo, fortalecer la paz interior, y que, a pesar de ser de muy fácil acceso, es igualmente muy fácil de olvidar. Requiere práctica, convicción y perseverancia, de la misma forma que humildad y sensatez.

A largo plazo también ayuda a ahorrar problemas y desarrolla la tolerancia con los demás, simplifica los recursos que necesitas en tu vida, ya sean materiales o no, y te permite intensificar las experiencias que vayas a tener, y aprender a sentirte más real con tu entorno.