jueves, 19 de mayo de 2011

恐れ

Volver a la armadura que enlentecía un camino el cual ya de por sí era pesado, a los días sin luna a la que sonreír y por la que levantarse.
Ocultar una realidad y cambiarla otra más o menos semejante con el fin de abrazar un cojín que te recuerda cada noche.

Despertar y descubrir que estaba soñando, te evapores delante de mí y no pueda volver a tu lado.

Olvidar tu sonrisa y lo que me haces sentir cuando tu mirada coincide con la mía.

Perder el timbre tu voz, todo lo que aprendo cuando hablamos, con cada suspiro tuyo.

Dejar de lado el cariño y los 331 abrazos que en un momento me conseguiste transmitir.

Apartarte de una cueva para que el ser que habita en ella no te haga daño.

domingo, 8 de mayo de 2011

adivina adivinanza


Eran los días que quedaban para vernos
los besos que podría darte para empezar
todo lo que quiero compartir contigo
las veces que al día te podría llamar.

Es una base por su exponente
la libreta secreta y tu beso de spiderman
un paseo sin rumbo bajo la lluvia
tu posición de salida escogida al azar.

Es una historia de mil y una interpretación,
bromas, paciencia, cariño, honestidad,
silencios, confianza, sonrisas, lágrimas,
un hombro en el que siempre te podrás apoyar.

Es un momento tranquilo y un atardecer oculto
una luna rebelde que al sol no dejó salir
una excusa idiota para volver a oír tu voz
y caminos que vaya por el que vaya acaban en ti.

Es la culpa de alguien y una razón,
sentidos y ritmos que nos hacen reír
que nos persiguen allá donde vayamos
pero que aún así no me canso de oír.

Es una princesa levantándose cada mañana
deseando que un sueño se convierta en porvenir
con una mirada realmente profunda y sincera
con un gran corazón, del que deseo su latido sentir.