jueves, 13 de octubre de 2011

kissing your breath


Envidio tu cama por sentir el roce de tu piel, por la seguridad que tiene sabiendo que noche tras noche volverás a ella aferrándote a sus sábanas para ahogar un frío que te desea no menos que yo. Tu almohada por almacenar cada suspiro tuyo ambicionándolos para sí, por alcanzarlos antes que yo en las ocasiones en las que ésta no te comparte conmigo. Ese espejo que se regocija de tu rostro cada mañana mientras le sonríes y te devuelve el cumplido sonrojado. Las cuatro paredes de una habitación que te resguardan en todo momento y convierten en unas silenciosas espectadoras de tus interpretaciones. Cada partícula que surge de tus labios, que ha recorrido lo que yo no… Mas cada vez que me ven aparecer son ellos quienes renegarían de su existencia por estar en mi lugar, pues no pueden sentir en sus espaldas las líneas que trazas en la mía, ni conseguir erizarte poro tras poro en sollozos de júbilo.

lunes, 3 de octubre de 2011

Hime

Eres ese pensamiento antes de dormir y el primero cuando despierto.
Eres un sueño consciente desarrollado en el mundo real.
Eres increíble por todo lo que soy cuando estoy contigo.
Eres más de lo que habría podido desear.

Eres un rayo de luz materializado en sonrisa,
y una mirada de la que mi mente no se puede desprender.
Eres una voz relajante, conquistadora y dulce,
y una piel en cuyo tacto fue inspirado el Edén.

Eres una ilusión perceptible solamente para mis sentidos.
Eres un acertijo, a veces imposible de descifrar
Eres una ceja insinuante y un suspiro de paciencia.
Eres la moraleja de una historia de la que aún no quiero saber el final.