lunes, 28 de noviembre de 2011

Grow down

¿Has probado alguna vez a llorar sin que ni una lágrima resbale por tus mejillas?, ¿a sentir cómo tu cuerpo arde por mucho frío que haga en la calle?, ¿a vaciar tus pulmones con un grito inaudible para el resto del universo?... Prueba a taladrar tu orgullo con un perdón del que no eras juez, sacar la broca y mirar fijamente lo que has dejado caer al suelo, y mientras deja que resbale entre tus dedos, para que sosteniéndolo por un instante puedas apreciar aquello de lo que ahora careces.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Turn off and let's go away

Si no te veo, si no te oigo, si no te siento… no duele.
Si no te creo, si no te atiendo, si no te sigo… no muere.
Si no te miro, si no te escucho, si no te anhelo…  como fuere
Si no te aparto, si no reacciono, si no lo intento… ¿se puede?

viernes, 11 de noviembre de 2011

Over the rainbow

Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.
Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

Luis Cernuda

viernes, 4 de noviembre de 2011

itsumo miau


Nos caemos y nos levantamos, y de esta forma nos explican que crecemos, nos hacemos más fuertes y las lecciones de esas heridas nos sirven para fortalecernos tanto por fuera como por dentro, haciendo de esas cicatrices un escudo para futuros achaques, pero lo que no se advierte con igual facilidad es que hay que rumiar las moralejas que nos deja cada caída…
Giramos sobre nosotros mismos para no dar la espalda a nuestro entorno y no perdernos nada de lo que nos pueda ofrecer, y nos guste más o menos aprendemos de él. Nos decantamos por opciones que cumplen ciertos matices con respecto a un gusto de selección que desarrollamos con experiencias, ya sean propias o ajenas, que nos parecen apetecibles, inquietantes, desconocidas, pudiendo llegar a convertirse en las armas con las que nos podamos enfrentar a adversidades venideras…
Recibes un golpe, te levantas, y lo devuelves con más fuerza pretendiendo demostrar que eres superior, pero no te percatas del factor sorpresa, ¿otra magulladura?… Y antes de que pueda profundizar más sacas la daga, y con los hilos de sangre que van cayendo por el costado coses la brecha de la que antes emanaba todo lo que habías sido hasta ahora para convertirte en otro ser.


Aunque tu voz haga eco entre neurona y neurona aquella noche la luna mantuvo unas lágrimas que por última vez aquel gato negro maullaría…

martes, 1 de noviembre de 2011

'au' no nakama


No es menester que vuestra excelencia divague con banalidades tales como la progresión de su persona, ni pensar qué o quiénes sois, mirad vuestra espalda y las puñaladas que asoman en su superficie, ellas os definirán y os mostrarán tal como sois, pero observad con mayor detenimiento aquellas que tienen la huella de vuestra confianza, aclaran cuán débil os mostráis… Sabed que vuestro nombre se mancillará con las lenguas que más habéis oído sin que vuestros tímpanos se percaten de ello, los actos que ejecutéis serán sentenciados con marcas invisibles a vuestros ojos y recalcables al resto de mortales, las cuales serán objeto de mofa tanto para bien como para mal. Las historias inacabadas limitadas a un círculo os asediarán sin previo aviso y los somníferos externos se clavarán con una interesante intensidad sobre las zonas que aún estén libres de cicatriz. Aseguraos de manteneros firme y cauteloso en cada instante que compartís con vuestra sombra, puesto que ella es la primera que os abandonará cuando la oscuridad asome en cada sendero en el que os aventuréis.
Si queréis escuchar verdades de primera calidad tened siempre a mano un combustible amigo del olvido y la despreocupación temporal, pero guardad cautela pues con varias chispas de sinceridad puede arder hasta la más empapada de las paciencias…