viernes, 30 de diciembre de 2011

That's all folks

Creo que a Dios le gustas incluso más que a cualquier otro ser de su creación. Te creó a su imagen y semejanza, o al menos eso es lo que me enseñaron... Y ya que Dios es amor y dios no comete errores, tú tienes que ser exactamente como Él quiere que seas, como Él tenía la intención de que fueras, y eso es aplicable a toda persona, a todo planeta, a toda montaña, a todo grano de arena, a toda canción, a toda lágrima, y a todo homosexual. Todos somos su obra, y nos ama a todos.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Feell


Deja que me alimente de unos labios que aguantan al hambre y la sed como si fueran sus hermanos, que se mantienen en pie con las carcajadas de una guadaña, y preguntan a la razón por mí desquiciándola, ya que terminará recurriendo al comodín de la resignación por haber desaparecido de su universo sin avisar. Insinúa que pretendes elogiar a la fortuna que nos persigue y desterraré el alma que algún día poseíste donde el universo deja de ser infinito. Prueba a estrechar una relación pasada con la libertad que ahora te esclaviza ahogando el tiempo que una vez compartimos en ebrios recuerdos, y apresúrate a encontrar otro árbol en el que esconderte de la luna, pues las hojas han caído y las ramas tiritan de miedo cuando te ven a lo lejos temiendo estar cerca cuando mi blanca amiga se tiña de rojo.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Turn around


Iba tambaleándose en el paseo de vuelta a casa mientras cantaba una de las canciones del bar. Apenas podía mantenerse en pie, pero mantenía la mirada fija en un punto al que se aferraba.
Ya no se resignaba ni se sentía mal, si la vida de había dado palos los había cogido y guardado en un armario (¡son palos gratis!) para no olvidar las bases de su fortaleza… sólo quería seguir bebiendo y llenar un espacio con cebada. “Salir, beber, hablar con la gente…” iba recitando con su sombra haciendo ésta el acompañamiento.
Al día siguiente trabajaba pero no le importaba, necesitaba no estar en tu hábitat, distraer la mente con conversaciones absurdas y el cuerpo con anestesiantes de la realidad.
Al cabo de unas horas volvería a estar consciente y el vacío pasaría a estar en su cartera, y recordaría esa noche como otra cualquiera con la diferencia de que ya no tenía aquella juventud que una vez juró, whisky en mano, ser inmortal.

En un momento dado tuvo que meter la mano en el bolsillo en el que guardaba las llaves, pero sólo encontró la culpabilidad de su suerte materializada en una fotografía que le sonreía despreocupada. Al cogerlas se detuvo, respiró profundamente y abrió la puerta que daba a un escenario más conocido para dejarse caer en una cama que aún andaba deshecha.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Just do it


Quisiera despojaros de los besos que una vez me pertenecieron, fueron presos de mi boca carcelera, y que me fueron birlados sin mayor contratiempo que una vil hipnosis de la alteración de la realidad.
Os haría pagar por un crimen que atañe a no menos víctimas de las que pensáis, con la devolución ipso facta de la munición cómplice de los daños causados.
Y sin sentirlo vos menos que yo, envolvería las sonrisas en una caja de cartón sin posibilidad de ser desencadenada por una llave que yace en un lugar cuyo nombre desapareció de vuestra mente tiempo atrás, cuando una premisa era cierta no por el hecho de ser enunciada como tal sino porque era eso, una certidumbre.
Y vuelvo a perder 3 a 1 contra una razón que tomaba como superada y que desequilibra las hipótesis que hasta el momento había mantenido bajo una base firme y consistente.

sábado, 3 de diciembre de 2011

黒い 涙

No supiste en su momento que las lágrimas podían ser negras, nacidas de la parte más oscura de nuestro ser. Ni que las sonrisas de dimensiones infinitas eran contenedoras de la más vacía de las sinceridades.
No me quieras ahorcar con susurros de terceros ante el posible asalto de una duda inquieta que sólo desea verme caer, pues tengo la traición tatuada en su espera; espera de ignorancia, de ingenua soberbia, de dramatismo innecesario.

No interpretes ese papel que tanto te encanta recitar, que alargan las horas de unos días ya largos de por sí, y que alardeando de su absurda perfección conforme transcurre la obra corteja al público anestesiado.

No será necesario que vengas al encuentro concedido entre una pala y una parcela, y lo que era; eres tú quien cavará sin ser consciente de ello.