martes, 3 de julio de 2012

Shhhhharing no-body except mine (avec toi)


En silencios jocosos de entre pestañas que ya quisieran muchos encontrar en las miradas de noches de ensueño, me intento desenredar sin esmero de las esposas del pasado que me divorciaron de la moral y tirando las llaves al océano borraron recuerdos de mañanas en puertos de barcos expectantes de otro naufragio de mis labios.

Unos zapatitos de cristal han huido asustados al verse reflejados en el radio de tus verdes pupilas, que de la impresión se han bloqueado y queriendo huir escaleras abajo han tropezado y se han echado a llorar en añicos.

Mientras jugueteabas con la decencia de unas sábanas adolescentes me volvió el recuerdo de una carrera pendiente con una meta que comenzaba entre tus piernas, mas tras de preguntar en la joyería se me advirtió que mi instinto incauto podría salirme muy caro si no buscaba más allá de momentos descomprometidos.

Aquella noche mi almohada esperaría desvelada y fría sin respuesta teniendo en cuenta que unas esposas me ataban a una cama que no ofrecía resistencia por ser cómplice de juegos sin pudor, unos pies quedaron huérfanos ante el escalofrío de un calzado sensible a tus facciones,  y una razón que se fue de la fiesta en cuanto supo quien la presidía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario