jueves, 30 de agosto de 2012

Touché

Un modesto intento de acorralar la veracidad quedaba entre líneas a lo largo de su sonrisa en el momento en el que una ceja más alta que otra aparecía en cualquiera de los frentes enemigos. Entre unas explicaciones ambiguas que no dejaban lugar a la imaginación por el revestimiento de verdades ocultadas y superpuestas, y silencios que podrían servir para afilar las espadas con las que nuestros duelos amenazaban cortar el hielo y matar el tiempo y las paredes que más tarde nos acogían tras cortes incesantes e inesperados de unas manos que, mal subestimadas, daban a entender su inexperiencia en un arte que hasta ahora se practicaba por su amor a lo desconocido y la curiosidad, que por la propia satisfacción personal. Entre ellos mis reflejos subsistían enclenques, desnudos y vergonzosos por los achaques de la edad y las continuas sorpresas de armas más recientes a las que pude robar en su día.

lunes, 27 de agosto de 2012

Zenutrio

Cada persona ha nacido con una fortaleza diferente, la cual va desarrollando con el tiempo; pero no por ser más o menos débil los acontecimientos que transcienden en nuestras vidas deben considerarse  como superiores a esta tenacidad dada. Cuanto sucede a nuestro alrededor está cuidadosamente calculado para que se pueda afrontar, porque ya se quiera creerse o no, las aptitudes se están en cada persona, pero es la actitud de la cual en ocasiones se carece la que en vez de aportar la seguridad para golpear una tabla, la atraviesa. 

sábado, 25 de agosto de 2012

Nulal

Llegado el momento cogí a la nada, 
la tumbé, 
y la até, 
y la hice eterna.

jueves, 16 de agosto de 2012

Parking snails


Cuenta cada segundo que pasa para saber el sonido de tu voz sin contar que sin haberlo oído aún reconozco su timbre, y sin acertar a leer tu mirada sorteo sus trampas y me adentro en su calidez.
Me encuentras siendo de los más pequeños seres en el regazo de una espera que, juguetona con la rueda que ayuda al tiempo a seguir su curso, nos mece en el vaivén de la paciencia pretendiendo que aceleremos su velocidad.
Dejando caer una mochila resuenan las piedras que fueron apartadas del camino, piedras cuya carga es la fortaleza encontrada en el pasado para afrontar el futuro, y piedras que van cayendo entre el perdón y el olvido.
Enloquezco. Y te ríes, y te burlas de mi locura, y me provocas buscando ese incentivo que deje entrever algún talón desmejorado. Te doy la espalda y me hago con mariposas escondidas entre los arbustos con el pretexto de buscarles un sombrero que haga sombra a sus colores mientras esquivas la palabrería barata y la bateas hasta sacarla del campo de juego.

viernes, 3 de agosto de 2012

Divagaciones y filosofías.

Tras el hipnotismo creado por susodicha imagen he llegado a la conclusión más aguda a la que una mente como la mía puede acceder en una noche como esta de verano.

Yo violar frigorífico.