miércoles, 12 de junio de 2013

Dare you

Cualquier tipo de batalla enseña detalles de un oponente, donde deja mostrar su ira y sus debilidades, su orgullo y sus miedos, su paciencia y su humildad, pero nadie gana más que conocimiento, experiencia con sus respectivas cicatrices, o en algunos casos la vida. La estrategia en la elección de una determinada forma de posición de unas tropas, unos metros delante o unos metros detrás de un determinado punto, la forma en la que los arqueros deben disparar o el tiempo a esperar de la caballería para desplegarse, o incluso el uso de señuelos. El apoyo de una pierna u otra en un determinado golpe, la postura de los brazos y el ángulo del cuerpo. Cada pequeño movimiento es información. Toda persona se expresa de una manera determinada, sea en el ámbito que sea, en una forma de expresión u otra, con una espada, un pincel o una pluma.

domingo, 2 de junio de 2013

Time after time

A lo largo del tiempo generamos un esquema mental de la vida, del mundo, de todo lo que nos rodea y pueda repercutirnos más o menos indirectamente, de modo que a través de éstos los juicios realizados se dan tomando un sentido u otro, amoldando nuestra personalidad.
Haciendo un sencillo símil podría decirse que con forme vamos creciendo creamos unos cimientos sobre los que nos apoyamos y sirven como base para las nuevas inquietudes que puedan surgir en un futuro momento dado, y siendo esta estructura mental desarrollada con una fortaleza mental mayor o menor, en consecuencia de las experiencias acontecidas a nivel personal y de la actitud que se tenga ante éstas, va pasando el tiempo, y con él más experiencias, y con ellas absorbemos con una mayor o menor intensidad la información que altera los cimientos que había hasta la fecha, dejando más o menos espacio a esta nueva información de forma que pase a convertirse en parte de esos pilares. Dependiendo de la fuerza con la que se sinteticen en nuestra mente (o nos auto-convenzamos de su veracidad) podrá haber una mayor o menor tolerancia a ideas contrapuestas a las adquiridas, provocándose un choque de ideas en el caso de una controversia relevante.
De modo que una posible causa de las depresiones pueden darse, entre otras causas, ante esa inaceptación de una realidad que, o bien no interesa aceptar, o bien puede provocar grandes cambios en los pilares y cimientos de la persona, o sea, de sus esquemas mentales.
En proporción a la magnitud de esos cambios se puede generar una cobardía y/o desinterés por miedo a lo desconocido, al cambio que puede generar en un determinado punto que se encuentra fuera de lo llamado la zona de confort, lo que produce una mayor inseguridad y una posible negación ante la idea que pueda desencadenar un resultado no deseado.