martes, 20 de septiembre de 2016

September



Sigue fingiendo girarse hacia otro lado cuando sabe que le miro (como si creyera que no descubro su sonrisa bajo las gafas de sol), y cuando soy yo quien se da la vuelta suspira recordando mi sombra. 

A veces pasea por donde las golondrinas lloran para que le cuenten las primaveras y las ocasiones que se dijo que echaría a volar mientras jugaba con pétalos que había en el suelo, y pensando en una historia para cada uno de ellos queriendo deshacer su camino, pero sin volver por donde venía. 

Los lamentos se los queda el vaho, que se esconde con vergüenza a que le vean aparecer entre las sábanas, en esos momentos en el que todos nos volvemos personas y el hielo se deshace, y los pulmones se llenan de un aire distinto.

A veces, y sólo a veces, aún recuerda.