martes, 23 de mayo de 2017

Loser like me



 Cuando te acostumbras a que sus manos con las tuyas,
o que las paredes sigan mudas después de haber escuchado sus carcajadas,
y que el reloj se quisiera sacrificar quitándose las pilas cada vez que te miraba.

Cuando tu tiempo verbal favorito es “a su lado”
y los demás son cuestión de tiempo.
 
Cuando la luna envidia tus pasos porque sabe dónde te diriges
al ver cómo te mueves al andar,
y notas cómo las estrellas se intentan asomar
detrás de ti
para no ser acusadas, y acusar a la vez a quien se está quedando con su luz.

Cuando recreamos Venecia
y todas las máscaras mueren ahogadas,
y después descansamos.

Cuando te descubres en jaque desde hace varios turnos
y aun así ha esperado a que tus pupilas se dilataran
para decirte con una sonrisa que te toca mover ficha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario