Mostrando entradas con la etiqueta . Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta . Mostrar todas las entradas

martes, 24 de enero de 2017

Be yourself



Voy a contarte un secreto, una técnica que ha pasado a lo largo de los siglos entre diferentes culturas y épocas permitiendo alargar su vida a aquellos que la dominaban, y con un tiempo de calidad. 

Una fórmula que permite acercarse a uno mismo, fortalecer la paz interior, y que, a pesar de ser de muy fácil acceso, es igualmente muy fácil de olvidar. Requiere práctica, convicción y perseverancia, de la misma forma que humildad y sensatez.

A largo plazo también ayuda a ahorrar problemas y desarrolla la tolerancia con los demás, simplifica los recursos que necesitas en tu vida, ya sean materiales o no, y te permite intensificar las experiencias que vayas a tener, y aprender a sentirte más real con tu entorno.

domingo, 12 de junio de 2016

w8 & see



Las manos se habían terminado insensibilizando después de pasado un rato al mismo ritmo, quizás había tocado algún nervio en algún momento, pero ahora temblaban como por voluntad propia. También había vuelto el silencio, o lo que lo parecía, y sólo se oía cómo alguien intentaba recuperar el aliento desde la cama, la cual tanto ella como la pared habían sido testigos de la escena desde el principio, y manteniendo los ojos muy abiertos, atónitos ante los gritos propios de tal desahogo, volvían a arropar lo que ahora quedaba de los suspiros.
“Vamos”, dijo levantando la vista, y volvió.
Y esta vez la pared dejó de ser espectadora y relevó a la cama, de la cual ya no quedaba mucho, y empezó poco a poco a empaparse de los golpes que se le acentuaban sin ser culpable de nada. No tardó en cambiar sus colores, ya que no podía evitar sonrojarse con forme se intensificaban los latidos de cada mano contra la misma, ni apartar la mirada sin que ese rubor derramara como lágrimas las gotas que se quedaban inmersas en el lienzo. Hasta que volvió otro silencio a causa del desgaste o la impotencia, o la resignación, o la consciencia de que las cicatrices resultantes de aquellos asaltos le ayudarían a dar los pasos venideros.

martes, 26 de agosto de 2014

Dream a little dream of me.



Hay mañanas en las que se puede sentir que la cama es el epicentro de la zona de confort, y al sacar un pie aventurero el aleteo de una mariposa hace vibrar el segundero congelando el resto del cuerpo con su sonido.
Con los ojos aún cerrados y resignados, que, sabios ellos, son conscientes de que los monstruos que le atormentaban se han metido debajo de la cama y se han tapado la cabeza con las pelusas; ellos, intentan anular las ondas de sonido mientras son restregados por las correspondientes manos y arrastrados de una vez por todas al universo de la consciencia.
Agua, fría además, una guinda ideal como primera bofetada de realidad, acompañada por las melodías propias de la fauna del entorno.
Comida. Pero hay días en los que la cocina es mejor evitarla… Demasiadas cosas que pinchan y gritan cobarde entre miradas y sonrisas. Pero hay que comer. Más agua.
Cambian las bandas sonoras con un ritmo establecido por la mariposa, entre unos tonos más graves que otros e intervalos de pausas para volver a cerrar los ojos y respirar.
Cambian, porque nada ni nadie sabe estar quieto, porque con el tiempo se cambia. 
Al menos hasta el día siguiente. 
O hasta que se abra la ventana y salga la mariposa.

martes, 7 de mayo de 2013

Just howling in the shadows


La arena quemaba menos con cada paso que se aproximaba a la orilla hasta que el calor cedió ante el frío, y se detuvo. Retrocedió un pie al ver que las olas sobrepasaban su estatura, pero no fue motivo suficiente para que ese movimiento no sirviera como impulso y adentrarse una vez más. Y todos los días, todos los santos días repetía ese ritual durante horas y buscaba algo que demostrase lo contrario, que le invitara a salir del fondo de aquel mar de pensamientos y sacar a flote la idea de permanecer allí indefinidamente.

<< . . . >>

En ese momento, en el que la cabeza sentía cómo empezaba a faltarle oxígeno y se lo pedía al resto del cuerpo, cerraba los ojos y sonreía pensando que el peso de lo que había asumido resignadamente como cierto le iba a dar ese golpe del que tanto había oído hablar. Sin embargo, cada vez que la marea se agitaba dentro de su cabeza terminaba despertando a la mañana siguiente en la misma cama con un anfibio agotado de haber cargado con dos sombras.

lunes, 8 de abril de 2013

C'est... moi


A estas alturas de la vida quizás las presentaciones puedan sobrar, pero me he despertado
con la pata de mi yo egocéntrico y con una mayor o menor dosis de modestia se pueden dejar a entrever cosas que se le hayan dado un segundo plano.
Soy un monstruo habitante en una cueva, un bicho nocturno del que hay que estar pendiente si quieres ver por su estatura portátil, amante de la música, una rana, los idiomas, y de tocar cuanto pueda las pelotas. Prefiero el honor, la honestidad, y la humildad aunque estén pasados de moda, y a pesar de que tengo un cupón de regalo de 2 décadas y otros sueltos, en los bolsillos me suelo guardar algo de inocencia e ilusión junto con el bote de paciencia y la caja de mi humor personal. Como incógnita que soy de una sola variable me gusta complicarme a la hora de realizar mis tareas, con la entropía de una mano y en la otra una memoria que acusada de ser selectiva (aunque mi diagnóstico es que funciona a su propia voluntad). No me gustan las masas ni busco la perfección, prefiero saber un poco de todo y cultivarme tanto por dentro como por fuera, aunque conlleve más tiempo por eso de que mi constancia tampoco rebosa por culpa de la amiga pereza. Hay quien dice que soy buena persona, yo suelo responder que no es difícil seguir el Hakuna matata, o lo que un amigo me ha dicho más de una vez de ‘desea a los demás lo que te desearías a ti mismo’, yo lo intento. Tengo tres hijas: María, la mayor de todas, la patriota, me lleva acompañando cuando ya nadie me ha soportado (por eso de que ella no puede salir corriendo) y se sigue quedando conmigo aunque haya veces que tenga que quitarle el polvo y afinarla por estar algo más pendiente de sus dos hermanas pequeñas; pero eso sí, espero que algún día puedan convertirse en niñas de verdad, aunque así también las quiero. Me gusta pensar que tengo 7 vidas y que, según mis cuentas, me he pulido 3 por la cabeza que tengo, entre otras cosas. Tiendo a jugar al pingpong con el romanticismo pero los partidos no suelen acabar por eso de que la pelota se queda empalagada a la mesa. Adoro la sutileza y puede que exteriorice más bien poco, pero prefiero el sonido del silencio y que cuando alguien hable sea para decir algo más bello que ese silencio aunque sea yo quien no aguante sin romperlo para hacer el tonto y robar sonrisas.

lunes, 4 de marzo de 2013

Tengo entendido que entender está infravalorado.

A pesar de tener los ojos cerrados se podía reconocer perfectamente el sonido de la brisa y la arena pegándose a la piel, pero como no sabía cuándo iba a volver a tener esa sensación cerca otra vez abusé un poco del momento y me descalcé. Las olas rompían el silencio y lo ahogaban hasta traerlo a la orilla por mucho que se resistiera, pues pretendía permanecer en el mar de pensamientos que sumergía a toda una hora de neuronas buscando una sinapsis que les diera algún tipo de luz verde, o simplemente de luz. El primer boqueo de la tarde sugería que distanciara un poco los poco los párpados y pusiera un pie delante de otro sin intención de limitar la sucesión, y mientras aparecían a lo largo de ésta elementos que se iban introduciendo otros se despejaban por esa lógica que tanto le gusta aplastar a lo irrelevante, pero de la misma forma esas nuevas premisas se dejaban ver bajo algunas caracolas queriendo llamar la atención y solicitando espacio en nuestra memoria, la cual ya de por sí tenía problemas para organizarse con los procesos ya existentes... Menos mal que en ese instante aparece la memoria virtual y te permite tomar aire e impulso.

martes, 22 de enero de 2013

Hier

Cerré los ojos y era la hora del recreo, para variar era de las últimas personas en abandonar la clase, sin prisa, pues nadie se percataba de mi ausencia, miraba cómo los demás sonreían y corrían sinsentido para sudar quince o veinte minutos y volver a entrar sudorosos a un recinto cerrado donde el resto tendríamos que aguantar la condensación de sus neuronas por el paso de los minutos hasta que sonara el timbre y los mandara de vuelta a su manada.

Y mira que no me gustaba saltar a la comba por aquel entonces y tampoco ha cambiado mucho…

Los abrí y el bocadillo se había dividido en sombras que tenía a mi alrededor mientras jugábamos a ser mayores en un parque de risas y vasos de recuerdos borrosos (... por la memoria). Me seguían cegando las luces de las farolas que se inquietaban de camino de vuelta a mi cama, es mejor la oscuridad para ver las estrellas, pero ellas no lo querían entender. Conseguí tumbarme, pero sin haber llegado a meterme entre las sábanas me perdí por el camino y terminé en un jardín lleno de todo tipo de flores, y asumiendo que no podía quedarme allí eternamente cogí las que más me gustaron y las traje de vuelta dando un paseo entre las calles de Italia y Granada. A la mañana siguiente me senté a hablar seriamente con cajas bipolares que me atan a la lógica de madrugadas en vela. Intentándolas hacerlas entrar en razón reconfirmé lo bien que se me daba perder la vergüenza por vigésimo segunda vez, y tocar las pelotas sin límite de mosqueo. Pero jugar con fuego era lo que tenía, y volví a despertar otra mañana sin saber por qué una señora con bata miraba un bote de suero que me había acompañado la noche anterior… Me dijo que iba de cabeza. Aunque para entonces pensaba que buscar respuestas no traería otra cosa sino que más preguntas, y empecé a sorprenderme más a menudo. Me dejé enamorar por seis cuerdas a las que tantas veces había renegado su sencillez (y plenitud a la vez) y aprendí a tocar compases con los que repartiera carcajadas de inocencia y abrazos de ilusión.

martes, 15 de enero de 2013

Hasta los ovarios de que me toquen los cojones.

Me cansan las correcciones políticas (una vez más, sí). Todo puede ser muy bonito y del color del arco iris hasta que alguien toca la vena sensible y se nos hinchan los respectivos aparatos reproductores, nos resignamos y pretendemos hacernos oír como si hubiéramos estado desde el primer momento al pie del cañón. El mejor sonido se puede emitir es el silencio, es decir, si no sabes no opines, por favor, gracias. Imbécil.
Nos ¿guiamos? por manipuladores de CI negativo que deciden la moralidad de la sociedad en base a la cantidad de ceros que van a engordar su cuenta bancaria, ilusionándose pensando que de esa forma son mejores que otros sin mirar otra cosa que su puto ombligo.
Se echa de menos a gritos que haya gente buena, altruista y desinteresada, pero el problema es que matamos a los pocos que pueden haber sobrevivido a la infancia. La sociedad contamina de una forma las mentes tal que si no decimos tal o hacemos cual se repudia como si se tratara de peste. Eso sí, como sugieras que tus máscaras no están a la última hay quien se ofenderá y perderás contactos en las redes sociales.
¿Tan difícil es ser sincero? Empezando con uno mismo y luego, si has completado el primer nivel, puedes pasar a ser consecuente con tus principios, pero ¡hey! si eres de grandes retos, molas más que la seta de Super Mario y aún así has podido con todas sólo me queda decir hakuna matata.
Me he comprado con una rana una casa en la quinta estrella a la izquierda, que la segunda a la derecha hay ya demasiada gente (...empezaron siendo un centro de "ayuda" para pederastas y drogadictos, y sigue aumentando la lista). Me mudaré dentro de no mucho. Se admiten visitas, pero ya advierto que tengo un avestruz a la que castigo sin comer cuando se porta mal y si no avisáis previamente muerde.

domingo, 22 de abril de 2012

Maths o menos


Un mínimo común múltiplo ha terminado derivando en una constante pensando que no fuera a ser definida en tan poco tiempo, pues da igual cómo defina a esta ecuación ya que su resultado no varía en la tercera dimensión. Por mucho que pida una desviación que altere los razonamientos que puedan conducir a otros niveles de locura (ya sean superiores o inferiores) todos sus resultados se encuentran limitados entre dos mundos a los que se ha acostumbrado a dividirse, y por mucho que pi dé un signo u otro su determinante no es otro que ese tiempo que condiciona cualquiera de las operaciones siguientes que se puedan imaginar. Los puntos en los que el polinomio equipara a la nada consiguen llevar a la negligencia a las personas que han estado trabajando sobre ella conduciéndolas al deseo de la ignorancia de su existencia.

viernes, 13 de abril de 2012

Tenshi no namida


Anidados estuvieron aquellos brotes de paciencia que en su día echaron a volar ante el acecho de un cazador desesperado por imponer su caprichosa escopeta en una vitrina de orgullo junto a sus presas, inertes del sentido que pudieron haber llegado a tener gracias, una vez más, a la sociedad. Quedan ya pocos sin esclavizar por egoístas ávidos de intolerancia e irracionalidad.

Mientras tanto hay recuerdos encarnizados que no desaparecerán por tiempo que pase, firmas de la identidad que has podido atreverte a mostrar, y que pretende ser eliminada cual peste o gripe a base de cañonazos de burla e incoherencia.

Tras un sinfín de súplicas algunos ángeles han sido aclamados con el fin de que esta esta extinción no continuase y su ayuda a detenerla, habiendo bajado escondidos y disfrazados como terrenales indiferentes buscan realmente a aquellos que se han acogido a su llamada para protegerlos entre sus alas y no consentir más dolor… Ofrecen también una mano que espera ser tomada cuando llegue el momento, y a pesar de que su aguante no es pequeño reciben humillaciones, arañazos y disparos de lo que se esperaba ser un refuerzo de apoyo.

Durante este camino se puede conocer a más de un ángel sin que éste te revele su identidad, ángeles que aliviarán cicatrices que puedan estar abiertas y te acompañarán durante el resto del sendero... Mis ángeles me lo han demostrado.

domingo, 11 de marzo de 2012

Afinando las cuerdas de mi cordura


Dices que deseas mirar, que qué piensa mi cabeza
queriendo sopesar los niveles de mi cordura
y aún sabiendo que en ella no hay mal alguno
siempre rebates que no hay razón alguna.

Mis delirios no alcanzan más que a sonreírte
por mucho que eso demuestre mi locura
haciendo y promulgando insensateces
que sin siquiera saberlo aciertan mis conjeturas.

Abres las ventanas alentándome a volar
cuando la salida es otra celda de mayor tamaño
cayendo en la piedra que parecía haber dejado atrás
y sobre un hacha que hace cada vez más daño.

Aparta la mirada, la seguridad ha huido corriendo
y protegiéndote la espalda (y más dentro del rebaño)
aprendes que tu arma más poderosa es la mente
y mi lucidez es la soledad a la que acompaño.

martes, 5 de julio de 2011

My favourite poem

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos.
Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.
Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.
Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles solo cuando los necesitas.
Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.
Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un ultimo suspiro.
Queda prohibido echar a alguien de menos sin
alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,
todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.
Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.
Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.
Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.