Mostrando entradas con la etiqueta F#G. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta F#G. Mostrar todas las entradas

martes, 24 de enero de 2017

Be yourself



Voy a contarte un secreto, una técnica que ha pasado a lo largo de los siglos entre diferentes culturas y épocas permitiendo alargar su vida a aquellos que la dominaban, y con un tiempo de calidad. 

Una fórmula que permite acercarse a uno mismo, fortalecer la paz interior, y que, a pesar de ser de muy fácil acceso, es igualmente muy fácil de olvidar. Requiere práctica, convicción y perseverancia, de la misma forma que humildad y sensatez.

A largo plazo también ayuda a ahorrar problemas y desarrolla la tolerancia con los demás, simplifica los recursos que necesitas en tu vida, ya sean materiales o no, y te permite intensificar las experiencias que vayas a tener, y aprender a sentirte más real con tu entorno.

domingo, 12 de junio de 2016

w8 & see



Las manos se habían terminado insensibilizando después de pasado un rato al mismo ritmo, quizás había tocado algún nervio en algún momento, pero ahora temblaban como por voluntad propia. También había vuelto el silencio, o lo que lo parecía, y sólo se oía cómo alguien intentaba recuperar el aliento desde la cama, la cual tanto ella como la pared habían sido testigos de la escena desde el principio, y manteniendo los ojos muy abiertos, atónitos ante los gritos propios de tal desahogo, volvían a arropar lo que ahora quedaba de los suspiros.
“Vamos”, dijo levantando la vista, y volvió.
Y esta vez la pared dejó de ser espectadora y relevó a la cama, de la cual ya no quedaba mucho, y empezó poco a poco a empaparse de los golpes que se le acentuaban sin ser culpable de nada. No tardó en cambiar sus colores, ya que no podía evitar sonrojarse con forme se intensificaban los latidos de cada mano contra la misma, ni apartar la mirada sin que ese rubor derramara como lágrimas las gotas que se quedaban inmersas en el lienzo. Hasta que volvió otro silencio a causa del desgaste o la impotencia, o la resignación, o la consciencia de que las cicatrices resultantes de aquellos asaltos le ayudarían a dar los pasos venideros.

martes, 7 de mayo de 2013

Just howling in the shadows


La arena quemaba menos con cada paso que se aproximaba a la orilla hasta que el calor cedió ante el frío, y se detuvo. Retrocedió un pie al ver que las olas sobrepasaban su estatura, pero no fue motivo suficiente para que ese movimiento no sirviera como impulso y adentrarse una vez más. Y todos los días, todos los santos días repetía ese ritual durante horas y buscaba algo que demostrase lo contrario, que le invitara a salir del fondo de aquel mar de pensamientos y sacar a flote la idea de permanecer allí indefinidamente.

<< . . . >>

En ese momento, en el que la cabeza sentía cómo empezaba a faltarle oxígeno y se lo pedía al resto del cuerpo, cerraba los ojos y sonreía pensando que el peso de lo que había asumido resignadamente como cierto le iba a dar ese golpe del que tanto había oído hablar. Sin embargo, cada vez que la marea se agitaba dentro de su cabeza terminaba despertando a la mañana siguiente en la misma cama con un anfibio agotado de haber cargado con dos sombras.

lunes, 8 de abril de 2013

C'est... moi


A estas alturas de la vida quizás las presentaciones puedan sobrar, pero me he despertado
con la pata de mi yo egocéntrico y con una mayor o menor dosis de modestia se pueden dejar a entrever cosas que se le hayan dado un segundo plano.
Soy un monstruo habitante en una cueva, un bicho nocturno del que hay que estar pendiente si quieres ver por su estatura portátil, amante de la música, una rana, los idiomas, y de tocar cuanto pueda las pelotas. Prefiero el honor, la honestidad, y la humildad aunque estén pasados de moda, y a pesar de que tengo un cupón de regalo de 2 décadas y otros sueltos, en los bolsillos me suelo guardar algo de inocencia e ilusión junto con el bote de paciencia y la caja de mi humor personal. Como incógnita que soy de una sola variable me gusta complicarme a la hora de realizar mis tareas, con la entropía de una mano y en la otra una memoria que acusada de ser selectiva (aunque mi diagnóstico es que funciona a su propia voluntad). No me gustan las masas ni busco la perfección, prefiero saber un poco de todo y cultivarme tanto por dentro como por fuera, aunque conlleve más tiempo por eso de que mi constancia tampoco rebosa por culpa de la amiga pereza. Hay quien dice que soy buena persona, yo suelo responder que no es difícil seguir el Hakuna matata, o lo que un amigo me ha dicho más de una vez de ‘desea a los demás lo que te desearías a ti mismo’, yo lo intento. Tengo tres hijas: María, la mayor de todas, la patriota, me lleva acompañando cuando ya nadie me ha soportado (por eso de que ella no puede salir corriendo) y se sigue quedando conmigo aunque haya veces que tenga que quitarle el polvo y afinarla por estar algo más pendiente de sus dos hermanas pequeñas; pero eso sí, espero que algún día puedan convertirse en niñas de verdad, aunque así también las quiero. Me gusta pensar que tengo 7 vidas y que, según mis cuentas, me he pulido 3 por la cabeza que tengo, entre otras cosas. Tiendo a jugar al pingpong con el romanticismo pero los partidos no suelen acabar por eso de que la pelota se queda empalagada a la mesa. Adoro la sutileza y puede que exteriorice más bien poco, pero prefiero el sonido del silencio y que cuando alguien hable sea para decir algo más bello que ese silencio aunque sea yo quien no aguante sin romperlo para hacer el tonto y robar sonrisas.

domingo, 17 de marzo de 2013

Extraño.


Es mi palabra favorita en este idioma posiblemente porque pienso que me gusta identificarme con ésta a menudo. Tiene algunos sinónimos tales como raro, anormal, los cuales me molesta su pronunciación en cualquier boca, pienso que socialmente ha tomado una connotación despectiva hacia la persona y/o cosa hacia la cual va dirigida y nadie la merece.
Extraño es cada ser vivo, diferente en su manera de ser, mejor o peor.
Extraña se hace la situación que se sale de una rutina, que te hace sentir de otra forma, que te incomoda porque no sabes qué hacer o cómo actuar, que te enseña.
Extraño está dejando de ser esconderse, en algunos lugares.
Extraño se ha vuelto confiar, sincerarte, (man)tener unos valores.
Extraño es despertar y sentir su olor envolviendo la habitación, abrir los ojos y que éste se desvanezca junto con toneladas de ilusión, y darte la vuelta en la cama; que su sombra ilumine la sonrisa que tanto espera su mirada, a pesar de que la oscuridad las aguarde bajo su manto y permita que se puedan fundir; que nos hayamos encontrado.
Extraño dejó de ser que no quiera otra cosa que estar a su lado.

martes, 15 de enero de 2013

Hasta los ovarios de que me toquen los cojones.

Me cansan las correcciones políticas (una vez más, sí). Todo puede ser muy bonito y del color del arco iris hasta que alguien toca la vena sensible y se nos hinchan los respectivos aparatos reproductores, nos resignamos y pretendemos hacernos oír como si hubiéramos estado desde el primer momento al pie del cañón. El mejor sonido se puede emitir es el silencio, es decir, si no sabes no opines, por favor, gracias. Imbécil.
Nos ¿guiamos? por manipuladores de CI negativo que deciden la moralidad de la sociedad en base a la cantidad de ceros que van a engordar su cuenta bancaria, ilusionándose pensando que de esa forma son mejores que otros sin mirar otra cosa que su puto ombligo.
Se echa de menos a gritos que haya gente buena, altruista y desinteresada, pero el problema es que matamos a los pocos que pueden haber sobrevivido a la infancia. La sociedad contamina de una forma las mentes tal que si no decimos tal o hacemos cual se repudia como si se tratara de peste. Eso sí, como sugieras que tus máscaras no están a la última hay quien se ofenderá y perderás contactos en las redes sociales.
¿Tan difícil es ser sincero? Empezando con uno mismo y luego, si has completado el primer nivel, puedes pasar a ser consecuente con tus principios, pero ¡hey! si eres de grandes retos, molas más que la seta de Super Mario y aún así has podido con todas sólo me queda decir hakuna matata.
Me he comprado con una rana una casa en la quinta estrella a la izquierda, que la segunda a la derecha hay ya demasiada gente (...empezaron siendo un centro de "ayuda" para pederastas y drogadictos, y sigue aumentando la lista). Me mudaré dentro de no mucho. Se admiten visitas, pero ya advierto que tengo un avestruz a la que castigo sin comer cuando se porta mal y si no avisáis previamente muerde.

martes, 4 de diciembre de 2012

Improvisando my lego house y chitón.


¿Qué más da que puedan pasar años para despertar un día y ver que cuanto soñabas es en ese momento real? ¿Por qué tanta prisa porque llegue? El carpe diem da a entender que toda variable se estremece cuando nos metemos en la cuarta dimensión, los hombros lagrimeados te sacan del pozo por profundo que sea y lo llenan de esas cosas que solamente una florecilla sabe rememorar con su historia.
¿Y qué si no es al final como en un inicio se quiso? Nos agobiamos en cuanto algo se sale de nuestras expectativas, necesitamos tenerlo todo bajo control, incluso lo que no depende de nosotros. Nos acostumbramos a querer saber hasta el más insignificante de los detalles para que todo sea perfecto, sin pensar en que esa perfección pueda hospedarse en una mirada a lo largo de un viaje, un comentario absurdo que te ha hecho sonreír al final de ese día que tantas ganas tenías que acabara, en que te puedas encontrar una mañana la cocina patas arriba porque a tus hijos se les haya ocurrido hacerte el desayuno... Estamos de acuerdo en que los mayores tesoros se encuentran en los detalles más recónditos, pero no siempre nos damos cuenta de que cronometrar hasta el último segundo nos puede quitar la oportunidad de explotar todo su sabor.

martes, 16 de octubre de 2012

Maldivas sean


Sin la menor intención de alejarle de ninguna de las vidas que le quedaban terminaba agazapándose en su regazo sintiendo cómo el ritmo de la respiración cerraba sus ojos y le quitaba el frío que pretendía entrar envidioso entre los recovecos de sus brazos mientras recorría una y otra vez las carreteras de su espalda. 
Creía no mentir cuando alegaba que las guerras no volverían a estar dispuestas a darse en los dominios de la locura que anda encerrada bajo la llave de mis sábanas, sin embargo, al presuponer una realidad que no era más que la más rápida a la costura de los recuerdos, apareció de un entorno extraño al cual no me había habituado, asomando una sonrisa que apartaría los saltos y las ganas de volar a otros destinos que no sean su risueña mirada, llegando a intimidar a las decisiones bilaterales y alejándolas con un punto final que no da tregua alguna a la misma vez que ilumina las ramas de unos árboles cuya complejidad y lascivia atentan contra mi propiedad.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Mitte mitte kudasai


A veces necesitamos que las obviedades nos sean recordadas para poder tomar perspectivas desde otros ángulos, llegar a nuevas conclusiones que nos descubran posibles soluciones en un problema dado, optimizar el tiempo y los recursos presentados. Retroceder un paso antes de lanzarnos a lo que se puede presentar como desconocido o incierto, coger y recontar las premisas, mirarlas una por una, y luego en conjunto, analizarlas, evaluarlas de tal forma que las posibles soluciones sola y únicamente impliquen que el esfuerzo de haber dado ESE paso merece la pena.
La continua transformación de la energía también llama a todo ser racional a no permanecer estancado en un mismo punto de modo que el cambio de posición sirva de fortaleza y motivación a los pasos que se han quedado atrás para que aceleren su ritmo y no se pierdan en el camino.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Playing (?)

Con todas mis fuerzas clavé la púa bajo la ceja y sentí como una infinidad de sensaciones recorrían su cuerpo y el mío. No saber que tal subida de adrenalina iba a tardar unas horas en irse hubiera sido un estúpido intento de auto-convencerse, pero aún así continué una y otra vez ya sin fijarme dónde acababan las púas que desfallecían en la mesa de torturas, mi cabeza solamente atendía a la boca que gritaba suplicando que no acompañase sus quejidos con mi burla habitual en estos casos. Pero, ¿cómo no hacerlo? Disfrutaba con las ondas introduciéndose por las ranuras de mi piel para erizar todo bello momento que pasaba rasgando sus cuerdas consonantes, todas locas y subidas de tono. Cómo contenerme a no acariciarle el cuello, cogerle de las muñecas y rasgar su cintura de arañazos hasta que nos quedásemos sin voz, ni fuerzas, ni respiración... Y es extraño, pues no puedo coger la púa sin extrañar el tacto de las yemas con las cuerdas.

miércoles, 27 de junio de 2012

Inchenchateces


Intentando encontrar esa estúpida y recomendada postura de ‘sí, vale, ya no me duele el culo’ los acordes iban bailando entre las manos y las cuerdas tartamudeaban sintiendo que las notas fluían sin la necesidad de mostrárselo a los otros sentidos para probar su convicción, de que con el paso del tiempo los trastes se habían hecho más pequeños, la piel se ponía de gallina por la rapidez con la que se podían llegar a producir los sonidos que se pretendía expresar en un determinado intervalo, y los ritmos en los que pensando que ibas a llorar dabas un salto por la adrenalina que te había subido al momento elevándote a un suspiro de éxtasis que no es comparable a otra sensación terrenal… En el momento que recordé que si seguía subiendo me iba a dar de cabeza con el techo volví a sentarme, pero me levanté para estirar las piernas y encontré una chincheta tumbada y confusa a causa de la gravedad que neutralizaba sus pensamientos, en la silla que intentaba ser acomodada al antojo de mis posaderas.

sábado, 4 de febrero de 2012

Ice flame

Las almas más puras son las que menos dolor han sufrido, menos ¿experiencias? han tenido y, por lo tanto, más jóvenes. El mundo absorbe la luz que desprenden haciéndoles creer que de esa manera serán más “felices”. Pretenden aprovechar la mecha mecha de otras escuchándolas y aceptándolas sin ver que se están quemando, en muchas ocasiones porque sus antorchas no están preparadas para soportar esas cantidades superiores de calor. Todo ser necesita un tiempo de desarrollo para crecer tanto por dentro como por fuera, si esta etapa es alterada nuestra llama es posible que no brille tanto como esperábamos, o que sorprendentemente llegue a iluminar más de lo que habíamos podido pensar; pues sus antorchas se alimentan de abrazos de la misma forma que de un gesto de rechazo.
A pesar de que las almas más puras suelen ser las más frágiles también son aquellas de las que mejor te puedes alimentar, porque su luz será pequeña pero posee una intensidad tal que no es tolerada por muchas otras que sean más experimentadas.
He tenido la oportunidad de ver cómo antorchas han crecido y se han hecho más fuertes, pero siempre desde la distancia, ya que si se acercan más de lo debido pueden extinguirse por congelación.

jueves, 26 de enero de 2012

Forgotten hands

Voy a susurrar una canción que tatúe sus notas y recuerde en cada verso que mi guitarra se enamoró de la voz que acompasaría los tiempos en los que quedaron definidas nuestras estaciones. Abre los oídos y cierra los ojos, que me da vergüenza si me miras y no consigo centrar la respiración en los ritmos que te pretendo marcar cuando me bombardeas a sonrisas. Palpando las cuerdas intento ajustar los intervalos y no acelerarme, pero me aceleras, y me dejo llevar por la melodía perdiendo el control y la posición de mis manos, las cuales ahora sólo desean llenar el vacío de un eco que resuena por toda la habitación llegando hasta a la esquina donde aún espera y descansa aquella guitarra enamorada.

sábado, 18 de diciembre de 2010

together


La sensación de poder cogerte, tocarte y sentir las vibraciones y sonidos que produces mientras subo y bajo por tu silueta, sólo tú consigues que me eleve a una dimensión de infinitas formas llena de paz y éxtasis. Eres la única que siempre me deja acariciarte para transformarnos en un solo ente, la que sigue a mi lado cuando parece que todo se ha acabado, eres la que me consuela con tu melodía, la que me devuelve a la realidad cuando me voy a mi mundo particular.