Mostrando entradas con la etiqueta clarividencias aparte. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta clarividencias aparte. Mostrar todas las entradas

domingo, 6 de diciembre de 2015

Tadaima.


Sin avisar siquiera rodeó todas las murallas con sus brazos y las derrumbó al bajar los párpados. Así, tan fácil y rápido como la sonrisa que le apareció después. Como si no quisiera dejar algo en pie, volvió a recordar a qué sonaban sus carcajadas y recompuso lo que quedaba con un susurro que no ha dejado de gritar.
Mi casa.

Mientras su piel sigue afirmando saber cómo florecer a lo largo de las estaciones, las flores han dejado de creer en la primavera quedándose desnudas con los llantos de sus pétalos, que menos mal que el invierno las ha arropado y las ha mandado a dormir, ya que si no hubiéramos tenido que buscar nuevas formas de retar al desconcierto a perderse en la relatividad de un tiempo odiosamente juguetón.

El reloj lleva ya un tiempo a sus espaldas consciente de la posibilidad de que otra vez vuelve a intentar componer nuevos ritmos, pero esta vez ha cogido una libreta nueva y ha llenado una tetera con las que no va a permitir que los nuevos proyectos se vean condicionados por los borradores anteriores.

sábado, 28 de febrero de 2015

Ayuda, consejo, opinión.


Es de esperar que las personas, por el hecho de ser diferentes entre sí, tengan diferentes juicios con respecto a una misma idea. Con una mayor base, conocimiento, experiencia, es indiferente al fin y al cabo, puesto que somos seres (algo) racionales y nos sentimos en la obligación de hacer alarde de esa capacidad para demostrar una superioridad que tan inferiores nos hace sentir (las jerarquías no son un cuento de hadas, son los padres).

Los “i told you”, “i knew it”, “you could…”, “you should…” saben mejor que el cigarro de después cuando eres quien fuma (ya que la satisfacción rara vez se comparte), pero cuando recibes el humo se espera de la misma forma una sonrisa de agradecimiento, y si puede ser con la devolución de un cuchillo debidamente limpiado (y… ¿Por qué no? también afilado) en compensación a una inversión de tiempo ajena que posiblemente era tan innecesaria como útil. 

Somos seres humanos deshumanizados ya no por la sociedad, sino por nosotros mismos priorizando unas decisiones sobre otras, en cualquier momento del día, en cualquier escenario, en el que mostramos una postura, una respuesta, una sonrisa, un recibo, pero nada de eso importa porque siempre es bueno conocer al dueño del estanco del barrio (por si hay que comprar mecheros).

¿Empatía, de qué marca? Da igual, dame cinco, y el finde descanso.

sábado, 10 de enero de 2015

On the other hand



La ilusión era una bastarda y  la esperanza su compañera de copas, que salían cada noche a apostar quiénes conseguirían vaciar más bolsillos y corazones con la agudeza de sus labias en el lenguaje no verbal, queriendo descifrar espejos en otros cuerpos disfrazados con tacones deambulantes y etílicos a los que poder desechar en base a su posible (falta de) intelecto, y daltónicos a la diferencia de ritmos. Entre ellos se encontraban desafíos a la logística de la evolución, incongruencias firmadas en sangre como máximas universales y otros retos que se planteaban nuestras protagonistas en intentos de superar sus récords sin poner en peligro sus cartas, ¿y todo para qué? Encontrar excusas con las que auto-convencerse de que somos seres sociales y necesitamos de otros para completarnos.
Sentirse parte de algo, o de alguien. 
Dejar de sentir, o de sentirse.
Las mañanas volvían con el sabor de la resaca y la consciencia de la realidad como precio a su persistencia, con la intención de que sirviera para no subir el interés de sus deudas, sabiendo que el hecho de que se abrieran los ojos después de que transcurrieran esas horas podría ser suficiente.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Ready, steady, go.

Escupiendo intolerancias a supuestos ideales embebidos por la sociedad pides opiniones de lo más honestas con la sonrisa de quien necesita otra copa para acallar a los demonios que no le dejan dormir.
Sabiendo las respuestas antes de hacer las preguntas pretendes alimentar un orgullo que (por bien vestido que vaya) no sabe hacer más que llorar en cada esquina, y quitándole la razón parece ser invocado rugiendo los versos con los que se auto-convence para que la corrección política no llame a su puerta.
Pero cada vez que asoma una de esas plumas que sólo hacen cosquillas si no eres receptor y terceros y cuartos ojos no han girado la cabeza, entonces todos somos amigos porque ser el portador de las malas noticias tampoco es apetecible.
Y cada pluma recibida es añadida al resto del juego de la cubertería esperando a ser utilizada en su correspondiente plato con el mero propósito de recordar que la idiocia también se sabe vestir todas las mañanas.

miércoles, 12 de junio de 2013

Dare you

Cualquier tipo de batalla enseña detalles de un oponente, donde deja mostrar su ira y sus debilidades, su orgullo y sus miedos, su paciencia y su humildad, pero nadie gana más que conocimiento, experiencia con sus respectivas cicatrices, o en algunos casos la vida. La estrategia en la elección de una determinada forma de posición de unas tropas, unos metros delante o unos metros detrás de un determinado punto, la forma en la que los arqueros deben disparar o el tiempo a esperar de la caballería para desplegarse, o incluso el uso de señuelos. El apoyo de una pierna u otra en un determinado golpe, la postura de los brazos y el ángulo del cuerpo. Cada pequeño movimiento es información. Toda persona se expresa de una manera determinada, sea en el ámbito que sea, en una forma de expresión u otra, con una espada, un pincel o una pluma.

domingo, 2 de junio de 2013

Time after time

A lo largo del tiempo generamos un esquema mental de la vida, del mundo, de todo lo que nos rodea y pueda repercutirnos más o menos indirectamente, de modo que a través de éstos los juicios realizados se dan tomando un sentido u otro, amoldando nuestra personalidad.
Haciendo un sencillo símil podría decirse que con forme vamos creciendo creamos unos cimientos sobre los que nos apoyamos y sirven como base para las nuevas inquietudes que puedan surgir en un futuro momento dado, y siendo esta estructura mental desarrollada con una fortaleza mental mayor o menor, en consecuencia de las experiencias acontecidas a nivel personal y de la actitud que se tenga ante éstas, va pasando el tiempo, y con él más experiencias, y con ellas absorbemos con una mayor o menor intensidad la información que altera los cimientos que había hasta la fecha, dejando más o menos espacio a esta nueva información de forma que pase a convertirse en parte de esos pilares. Dependiendo de la fuerza con la que se sinteticen en nuestra mente (o nos auto-convenzamos de su veracidad) podrá haber una mayor o menor tolerancia a ideas contrapuestas a las adquiridas, provocándose un choque de ideas en el caso de una controversia relevante.
De modo que una posible causa de las depresiones pueden darse, entre otras causas, ante esa inaceptación de una realidad que, o bien no interesa aceptar, o bien puede provocar grandes cambios en los pilares y cimientos de la persona, o sea, de sus esquemas mentales.
En proporción a la magnitud de esos cambios se puede generar una cobardía y/o desinterés por miedo a lo desconocido, al cambio que puede generar en un determinado punto que se encuentra fuera de lo llamado la zona de confort, lo que produce una mayor inseguridad y una posible negación ante la idea que pueda desencadenar un resultado no deseado. 

lunes, 8 de abril de 2013

C'est... moi


A estas alturas de la vida quizás las presentaciones puedan sobrar, pero me he despertado
con la pata de mi yo egocéntrico y con una mayor o menor dosis de modestia se pueden dejar a entrever cosas que se le hayan dado un segundo plano.
Soy un monstruo habitante en una cueva, un bicho nocturno del que hay que estar pendiente si quieres ver por su estatura portátil, amante de la música, una rana, los idiomas, y de tocar cuanto pueda las pelotas. Prefiero el honor, la honestidad, y la humildad aunque estén pasados de moda, y a pesar de que tengo un cupón de regalo de 2 décadas y otros sueltos, en los bolsillos me suelo guardar algo de inocencia e ilusión junto con el bote de paciencia y la caja de mi humor personal. Como incógnita que soy de una sola variable me gusta complicarme a la hora de realizar mis tareas, con la entropía de una mano y en la otra una memoria que acusada de ser selectiva (aunque mi diagnóstico es que funciona a su propia voluntad). No me gustan las masas ni busco la perfección, prefiero saber un poco de todo y cultivarme tanto por dentro como por fuera, aunque conlleve más tiempo por eso de que mi constancia tampoco rebosa por culpa de la amiga pereza. Hay quien dice que soy buena persona, yo suelo responder que no es difícil seguir el Hakuna matata, o lo que un amigo me ha dicho más de una vez de ‘desea a los demás lo que te desearías a ti mismo’, yo lo intento. Tengo tres hijas: María, la mayor de todas, la patriota, me lleva acompañando cuando ya nadie me ha soportado (por eso de que ella no puede salir corriendo) y se sigue quedando conmigo aunque haya veces que tenga que quitarle el polvo y afinarla por estar algo más pendiente de sus dos hermanas pequeñas; pero eso sí, espero que algún día puedan convertirse en niñas de verdad, aunque así también las quiero. Me gusta pensar que tengo 7 vidas y que, según mis cuentas, me he pulido 3 por la cabeza que tengo, entre otras cosas. Tiendo a jugar al pingpong con el romanticismo pero los partidos no suelen acabar por eso de que la pelota se queda empalagada a la mesa. Adoro la sutileza y puede que exteriorice más bien poco, pero prefiero el sonido del silencio y que cuando alguien hable sea para decir algo más bello que ese silencio aunque sea yo quien no aguante sin romperlo para hacer el tonto y robar sonrisas.

lunes, 4 de marzo de 2013

Tengo entendido que entender está infravalorado.

A pesar de tener los ojos cerrados se podía reconocer perfectamente el sonido de la brisa y la arena pegándose a la piel, pero como no sabía cuándo iba a volver a tener esa sensación cerca otra vez abusé un poco del momento y me descalcé. Las olas rompían el silencio y lo ahogaban hasta traerlo a la orilla por mucho que se resistiera, pues pretendía permanecer en el mar de pensamientos que sumergía a toda una hora de neuronas buscando una sinapsis que les diera algún tipo de luz verde, o simplemente de luz. El primer boqueo de la tarde sugería que distanciara un poco los poco los párpados y pusiera un pie delante de otro sin intención de limitar la sucesión, y mientras aparecían a lo largo de ésta elementos que se iban introduciendo otros se despejaban por esa lógica que tanto le gusta aplastar a lo irrelevante, pero de la misma forma esas nuevas premisas se dejaban ver bajo algunas caracolas queriendo llamar la atención y solicitando espacio en nuestra memoria, la cual ya de por sí tenía problemas para organizarse con los procesos ya existentes... Menos mal que en ese instante aparece la memoria virtual y te permite tomar aire e impulso.

lunes, 31 de diciembre de 2012

Surprise


En días como estos muchas personas cierran los ojos durante unos pocos segundos, y piden algo, con mayor o menor fuerza, más o menos ímpetu, pero sintiendo que algo les hace falta se aferran a aquello en lo que creen y piden por ello. Quizás por costumbre o quizás porque no ven otra salida.

Mejor fortuna, dinero, salud, paciencia, que me pase esto o lo otro, que los míos estén bien…

En una ocasión se me dijo ‘no esperes nunca nada, porque nada se te va a regalar, todo tiene un precio’, ya se llame esfuerzo, sacrificio personal, paciencia (porque no todo ocurre cuando queremos)… pero no importa el nombre que coja, por muy fuerte que se aprieten las manos, sin fe (en aquello que cada uno crea), sin esperanza, y sin poner de nuestra parte, pocas cosas cambian sin un precio posterior.

Mi consejo es que más que pedir, deberíamos dejarnos sorprender con más frecuencia, relajarnos y afrontar los problemas (hay quien los llama oportunidad) con forme vengan (porque como anteriormente dije, hemos nacido con una fortaleza con la que, a menos que nuestras aptitudes digan lo contrario, se puede superar cualquier obstáculo, nada pasa porque sí). Se trata más que pedir regalos e ilusionarnos en su espera, dejar que lleguen cuando deban llegar y agradecerlos, o al menos hacernos los sorprendidos.

martes, 16 de octubre de 2012

Maldivas sean


Sin la menor intención de alejarle de ninguna de las vidas que le quedaban terminaba agazapándose en su regazo sintiendo cómo el ritmo de la respiración cerraba sus ojos y le quitaba el frío que pretendía entrar envidioso entre los recovecos de sus brazos mientras recorría una y otra vez las carreteras de su espalda. 
Creía no mentir cuando alegaba que las guerras no volverían a estar dispuestas a darse en los dominios de la locura que anda encerrada bajo la llave de mis sábanas, sin embargo, al presuponer una realidad que no era más que la más rápida a la costura de los recuerdos, apareció de un entorno extraño al cual no me había habituado, asomando una sonrisa que apartaría los saltos y las ganas de volar a otros destinos que no sean su risueña mirada, llegando a intimidar a las decisiones bilaterales y alejándolas con un punto final que no da tregua alguna a la misma vez que ilumina las ramas de unos árboles cuya complejidad y lascivia atentan contra mi propiedad.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Paciencia, curiosidad y dos puntos tres.


…Insss, sólo había pasado un minuto. Einstein y su relatividad estaban volviendo a hacer de las suyas. Volvía a mirar los relojes, y después el móvil, a ver cuál iba más adelantado.

Tic-tac, tic-tac, tic-tac...

Su voz se entrecorta y la mía carcajea. El mal humor cree que puede esconder a los nervios cual niño tras un árbol, a pesar de que con imperativos de seguridad sólo deja a la vista que el florete está a punto de ser derribado, mas esta vez es una nueva coreografía la que me vende a la hoja de su merced, y me muestra una vez más que siempre salen nuevas variables para resolver los sistemas de ecuaciones mientras los ángulos muertos pueden ser resucitados fácilmente con un sencillo paso de baile.
Sin apartar la vista de mis manos se acerca y me mira, “el día que tus pupilas no delaten tus movimientos es posible que tengas alguna oportunidad”, y así me dejaba, con ocasiones llenas de desventajas y sin iris.
Luego, añadiendo noches sin dormir y con la conciencia bailando sobre la cama, se pasaba el tiempo acumulando ojeras con frases raramente comprensibles las cuales perpetraban sonrisas entre un momento de busca y captura de alguna estrella sin contaminar.

lunes, 27 de agosto de 2012

Zenutrio

Cada persona ha nacido con una fortaleza diferente, la cual va desarrollando con el tiempo; pero no por ser más o menos débil los acontecimientos que transcienden en nuestras vidas deben considerarse  como superiores a esta tenacidad dada. Cuanto sucede a nuestro alrededor está cuidadosamente calculado para que se pueda afrontar, porque ya se quiera creerse o no, las aptitudes se están en cada persona, pero es la actitud de la cual en ocasiones se carece la que en vez de aportar la seguridad para golpear una tabla, la atraviesa. 

viernes, 3 de agosto de 2012

Divagaciones y filosofías.

Tras el hipnotismo creado por susodicha imagen he llegado a la conclusión más aguda a la que una mente como la mía puede acceder en una noche como esta de verano.

Yo violar frigorífico.