Mostrando entradas con la etiqueta moñadas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta moñadas. Mostrar todas las entradas

martes, 23 de mayo de 2017

Loser like me



 Cuando te acostumbras a que sus manos con las tuyas,
o que las paredes sigan mudas después de haber escuchado sus carcajadas,
y que el reloj se quisiera sacrificar quitándose las pilas cada vez que te miraba.

Cuando tu tiempo verbal favorito es “a su lado”
y los demás son cuestión de tiempo.
 
Cuando la luna envidia tus pasos porque sabe dónde te diriges
al ver cómo te mueves al andar,
y notas cómo las estrellas se intentan asomar
detrás de ti
para no ser acusadas, y acusar a la vez a quien se está quedando con su luz.

Cuando recreamos Venecia
y todas las máscaras mueren ahogadas,
y después descansamos.

Cuando te descubres en jaque desde hace varios turnos
y aun así ha esperado a que tus pupilas se dilataran
para decirte con una sonrisa que te toca mover ficha.

sábado, 20 de agosto de 2016

Waving a murmaid's sight



El mundo se va a la deriva cada vez que su sonrisa se pierde con el sonido de las olas, que intentan eclipsar su sonido queriendo coger protagonismo, y, mientras, se tintan el pelo del color de sus pupilas, a ver si también me hechizaran y les hiciera así un poco más de caso. 

Han gritado entre las rocas la rabia contenida ante mi indiferencia y las han hecho añicos para hacerme creer que también les habían salido lunares, sin darse cuenta de que en las constelaciones que contiene su piel vienen escritas partituras a cuatro manos, y a destiempo.

Saltan orgullosas, disconformes a que las pueda domar con las caricias de sus manos, ahogando rabiosas todo intento en burlas de sal, y quedando humilladas al salir a la superficie con el pelo mojado y de cara a la siguiente insensata que crea que puede vencerle. 

No recuerdan que fueron sus maestras cuando aún gateaba, y le abrazaban para fundirse con sus piernas, y no perdiera el equilibrio cuando jugaban en la orilla; y que prometieron cuidarse en la calma y en la tempestad. 

Pero vieron cómo le miraba, y ahora sólo nos separa un naufragio. 


martes, 16 de febrero de 2016

Blind


Miedo me da si me pides que te toque algo, por si te enamoras y me gusta, y conseguimos desafinar a las cuerdas de tanto hacerlas temblar por la envidia que nos tendrían al mirarnos impotentes, que sostenidas en la pared intentando no caerse querrían seguir nuestro ritmo perdiéndose entre las escala(da)s, y en las subidas y bajadas de octavas.

No quieras adivinar la melodía, por si la conoces y nos conocemos, y vemos que (qué) notas (en) cada pentagrama, cada silencio, (en) cada cambio de compás; por si empiezo repasándote La y terminas sobre Mi.

Cuídate de mirarnos cantar a oscuras, por si descubres a aquellas cuerdas ahora locas afinando el oído para escuchar los versos que se susurran con las manos entrelazadas, y se sonríen sonrojadas las yemas de los dedos al encontrarse arrugadas por el paso del tiempo.


Pero no pares… Hasta que te toque (y empieces otra vez a leer la partitura).

domingo, 6 de diciembre de 2015

Tadaima.


Sin avisar siquiera rodeó todas las murallas con sus brazos y las derrumbó al bajar los párpados. Así, tan fácil y rápido como la sonrisa que le apareció después. Como si no quisiera dejar algo en pie, volvió a recordar a qué sonaban sus carcajadas y recompuso lo que quedaba con un susurro que no ha dejado de gritar.
Mi casa.

Mientras su piel sigue afirmando saber cómo florecer a lo largo de las estaciones, las flores han dejado de creer en la primavera quedándose desnudas con los llantos de sus pétalos, que menos mal que el invierno las ha arropado y las ha mandado a dormir, ya que si no hubiéramos tenido que buscar nuevas formas de retar al desconcierto a perderse en la relatividad de un tiempo odiosamente juguetón.

El reloj lleva ya un tiempo a sus espaldas consciente de la posibilidad de que otra vez vuelve a intentar componer nuevos ritmos, pero esta vez ha cogido una libreta nueva y ha llenado una tetera con las que no va a permitir que los nuevos proyectos se vean condicionados por los borradores anteriores.